China se ha convertido en el mercado con mayor potencial del mundo y España aún no se ha dado cuenta. El desconocimiento, la percepción de lejanía, la barrera idiomática y cultural, los prejuicios, el racismo, la inseguridad, el miedo y la falta de respeto hacia China siguen impidiendo que nuestro país ocupe una posición predominante en este mercado. Porque China es nuestro cliente, nuestro proveedor, nuestro inversor y nuestra competencia, y, en cualquier caso, nos afecta, y tenemos la opción de aprovechar la oportunidad o sufrir las consecuencias de no hacerlo.

China cuenta con cerca de 1.400 millones de personas, más de 300 millones en clase media – media alta, 500 millones de compradores online, una influencia política y cultural cada día mayor y con muchas de las empresas más importantes del mundo en todo tipo de sectores, no es un país más, es el país en que deberíamos concentrar nuestros esfuerzos.

China se ha desarrollado con un éxito sin precedentes y, si bien se enfrenta a graves crisis, es un país del que tenemos mucho que aprender y con el que tenemos mucho que ganar si conocemos las reglas del juego y estamos dispuestos a aportar valor a su sociedad y sus empresas. Ayuda a China a solucionar sus problemas, aporta valor a sus empresas y ayuda a sus ciudadanos a prosperar y tendrás una impresionante oportunidad de negocio.

Pero mientras dejamos que otros países como Francia, Alemania, Estados Unidos, Australia o Taliandia logren enriquecerse gracias a la colaboración con China, en España seguimos considerando que China no es prioritario porque China no ocupa un papel relevante en nuestra cuenta de resultados. Que América Latina y Europa son nuestros mercados nativos, y que, como hay empresas que fracasan en China y requiere un esfuerzo importante de comprensión del mercado y su pueblo, tiran la toalla antes de empezar.

Porque no todas las empresas españolas y occidentales fracasan allí. Algunas de las mayores historias de éxito de España en China son las de CEIBS, la escuela de negocio fundada por el profesor Pedro Nueno en 1994 y que se ha convertido en la más importante de China, llegando a formar a una parte importante de los líderes del país, la de Alsa, que comenzó hace tres décadas como una empresa de taxis y cuenta ahora con más de 8.000 empleados en China o el de Zara, con más de 600 tiendas en todo el territorio chino.

Empresas como Indra, con importantísimos contratos con grandes empresas y organismos gubernamentales de China, Técnicas Reunidas, con importantes proyectos tanto en China como en el exterior en colaboración con compañías chinas, o como LaLiga, que además de llegar a acuerdos económicamente relevantes por sus derechos audiovisuales, está apoyando una iniciativa del Gobierno chino para formar a niños y entrenadores chinos en el plan de desarrollar el nivel de fútbol de China, el de inculcar la educación en valores de solidaridad, esfuerzo y trabajo en equipo. Si aportas valor a China, China te acogerá con los brazos abiertos.

China apenas sabe nada de nuestro país, y en España la percepción sobre China es, o bien, la de un país atrasado y pobre sin ningún tipo de interés, o bien la de un país tan fuerte, con empresas tan relevantes, inversiones tan elevadas, un nivel de consumo tan alto y desarrollo tan rápido, que genera miedo, rechazo y debemos de tratar de detener para garantizar nuestra supervivencia. Y el problema es que China es, sin lugar a dudas, una prioridad para nuestros intereses, y, del mismo modo, España tiene mucho que ofrecer y aportar a China. Desde productos agroalimentarios de calidad, hasta moda y joyería, pasando por industria y terminando por el turismo, sector que comienza a considerar el mercado chino como prioritario por ser el mercado emisor más grande con más de 130 millones de turistas que salen al año, el que más gasta, con 230.000 millones de euros en compras en sus viajes durante el pasado año y por ser el que más potencial de crecimiento tiene también en España, necesitada de apostar por el turismo de compras para evitar la masificación, la turismofobia y generar el mayor desarrollo económico posible

En este sentido, la apuesta de Iberia, con su vuelo directo Madrid Shanghai, ha contribuido enormemente a alcanzar la cifra de 580.000 turistas chinos al año, y empresas chinas como UnionPay International, la mayor empresa de tarjetas de crédito del mundo y emisora de todas las tarjetas de crédito de China, con más de 6.000 millones de tarjetas emitidas que se ha convertido en partner fundamental para interesados en el turismo de compras chino en España. Del mismo modo, el Teatro Real de Madrid, que acogió el pasado 30 de octubre en su Sala Principal el II Foro de la Comunicación España China, es ya el centro de intercambio cultural más importante entre los dos países y desarrolla numerosos proyectos de promoción de la cultura de España en China. Ejemplo de ello es la acción que realizamos en colaboración con la Comunidad de Madrid y el Teatro Real de felicitación del Año Nuevo chino con 200 chinos cantando la canción nacional china y dando la bienvenida a Madrid a millones de espectadores de la televisión china, o las retransmisiones en directo de Ópera que desarrolla la institución en China con el Instituto Cervantes de Pekín.

Desde hace más de seis años hemos trabajado para empresas e instituciones de los dos países en proyectos de comunicación y relaciones para buscar colaboraciones de mutuo beneficio. Hace ya dos años, en el I Foro de la Comunicación España China, mi padre y presidente de Henkuai habló de la importancia de trabajar en un proyecto de colaboración público privada para posicionar España en China, y de la necesidad de invertir en comunicación para que nos conozcamos mejor y que podamos lograr la confianza que nos permita hacer negocios.

Ese proyecto vio la luz en la segunda edición del Foro bajo el nombre “Spain China Project”, y que ya une a más de 50 grandes organizaciones de España y China para lograr posicionar la imagen de España en China y generar oportunidades de negocio durante todo 2018 con una hoja de ruta de acciones concretas orientadas a resultados que incluyen redes sociales, medios chinos, eventos, street marketing, influencers chinos, cinco delegaciones, workshops y hasta 25 encuentros con empresas e instituciones chinas.

Spain China Project reúne a algunas de las principales instituciones y empresas de los dos países como Iberia, Teatro Real, Marca España, Foro de Marcas Renombradas Españolas, Cámaras de Comercio de España, Multinacionales por Marca España, Real Academia de la Gastronomía, Escuela de Organización Industrial, la Embajada de la República Popular de China en España, el Banco de Construcción de China y hasta 50 organizaciones de los dos países.

Es imposible que logremos resultados si trabajamos de forma independiente, sin conocimiento del mercado y sin estrategia, pero estamos convencidos de que hay muchísimo potencial. 2018 es el 45 aniversario de las relaciones diplomáticas entre España y China, las relaciones se encuentran en su mejor momento y esperamos que gracias a Spain China Project logremos estrechar aún más los lazos con China. Unidos somos capaces de todo.